Aquí encontrarás biblias,libros,comentarios bíblicos,diccionarios,manuales,guías de estudio y otras cosas más para descargar gratis.

miércoles, 25 de mayo de 2016

Anastasios Kioulachoglou-El Diezmo,El Dar y El Nuevo Testamento-

Anastasios Kioulachoglou-El Diezmo,El Dar y El Nuevo Testamento-

Autor: Anastasios Kioulachoglou
Título: El Diezmo,El Dar y El Nuevo Testamento
Editorial / Editor: Anastasios Kioulachoglou
Formato: PDF
Tamaño De Archivo: 0.98 MB
Páginas: 98.

Descripción:

Me convertí en cristiano a principios de 1991 en una célula de hogar en Tesalónica, Grecia. La célula enfatizaba muy fuertemente a la Biblia como la Palabra de Dios infalible e inequívoca y tenía una opinión igualmente equilibrada del Espíritu Santo. Ahí escuché por primera vez que para ser salvo era suficiente con creer que Jesucristo es el Señor y que Dios lo levantó de los muertos (Romanos 10:9). Ahí escuché sobre la salvación por gracia, sobre convertirse en hijo de Dios, sobre pedirle a Dios libremente, como mi padre, y recibir de Él. Aprendí que la ley ya no estaba vigente, Dios ya la había cumplido toda. Era en verdad una célula maravillosa y el tiempo que estuve ahí fue muy hermoso. Nací de nuevo y créeme que ¡en verdad me sentí así, nacido de nuevo! Luego, en una de las repisas del líder de la célula y querido amigo Dimitris –quien pasaba, con amor, todo el tiempo necesario para contestar las docenas de preguntas que yo tenía- vi un pequeño libro que hablaba sobre “el diezmo”. Me preguntaba qué era eso. La palabra “diezmo” era desconocida para mí y no la había visto en ninguna lectura del Nuevo Testamento (para ese momento absorbía la Palabra como una esponja, leyendo varios capítulos al día). Le pedí el libro prestado y lo empecé a leer. Estaba sorprendido de que estaba lleno de citas de la Ley del Antiguo Testamento, apoyando que el diezmo aún estaba vigente y que como cristiano debería dar el 10% de mi ingreso (apenas y me alcanzaba para pagar mi renta y mi comida) a las organizaciones de la iglesia. Me sentí muy culpable después de leer el libro y esa era la primera vez que me sentía así en los pocos meses que llevaba como creyente. Aunque no aplicábamos el diezmo en nuestra pequeña célula de hogar (Dimitris, el líder, a pesar de todo el tiempo que pasaba con nosotros, jóvenes creyentes, también tenía un trabajo de tiempo completo y era estudiante, ganando muy duramente para vivir) la pregunta siguió ahí. Esa parecía ser una organización que entendía claramente la Palabra de Dios y sin embargo predicaban sobre el principio del diezmo del Antiguo Testamento. Pero, pensé, ¿si el diezmo aún estaba vigente, porqué el sacrificio de animales no? ¿A caso no eran ambas cosas parte de la misma ley? Hice el tema a un lado, pero las preguntas seguían ahí. Luego me cambié de casa y visité varias iglesias. Lo que invariablemente encontré es que a pesar de que esas iglesias eran diferentes entre sí, tenían por lo menos algo en común; señalaban al diezmo o creían en la ley del diezmo. La referencia del diezmo era poco frecuente o nula (aunque el principio era aceptable) en congregaciones grandes o medianas, pero muy frecuentemente, casi semanalmente, en congregaciones pequeñas. Aparte de eso, aunque nuestra célula en Grecia no tenía presupuesto, muchas de esas iglesias ¡tenían presupuestos de miles de dólares! Enormes cantidades. Sin embargo, la mayoría de esos presupuestos eran para pagar los sueldos del personal, gastos de construcción o cuentas. ¡Eso tampoco me cuadraba muy bien! ¿A caso el Nuevo Testamento no dice que hay que ayudar al pobre? O ¿a caso no deberíamos apoyar a los misioneros que expanden el reino de Dios? Y a pesar de esas enormes cantidades de dinero, se destinaba muy poco a las misiones y casi nada al pobre. Ese fue un segundo golpe para mí. Luego a principios del 2008, me llegó una pregunta de un lector de mi revista en internet, “Verdades Bíblicas” (http://www.jba.gr/es), precisamente sobre ese tema, el tema del diezmo. Me propuse ver este tema desde la perspectiva de la Palabra de Dios, y por fin asentar eso, una pregunta mía muy vieja. Este libro contiene los resultados de ese estudio. Está hecho para aclarar desde la Palabra de Dios la validez del diezmo y lo que el Nuevo Testamento dice sobre el dar. ¿Cómo debemos de dar y qué apoyaban las iglesias del primer siglo con sus contribuciones? Estoy totalmente consciente de que este libro va a causar controversia para algunos. Pero también espero que también sea liberador para otros que han batallado con las mismas preguntas sobre este tema. Es precisamente a ellos a los que me gustaría dedicar este estudio.

Anastasios Kioulachoglou.

Descargar Por Mega

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada